Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. ¿Perdiste tu email de activación?

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Autor Tema: Operación Plum Duff.......  (Leído 448 veces)

Desconectado GustavoMarcelo

  • Calibre .357 sig
  • *
  • Mensajes: 1188
Operación Plum Duff.......
« on: febrero 16, 2015, 10:04:46 pm »
http://Conflicto de Malvinas/2014/06/operacion-mikado-mas-relatos-de-la.html

miércoles, 25 de junio de 2014

Operación Mikado, más relatos de la misión

Hola a todos! siguiendo con esta operación, encontré una nota del Dailymail británico de un extracto del libro "Exocet Falklands" de Ewen Southby, lo traduje lo mejor posible, no aporta nada relevante pero sí algunos datos más de aquella misteriosa operación.



El desastroso intento secreto del SAS para invadir Argentina se reveló: en la guerra de Malvinas se enviaron tropas en una misión suicida para asaltar una base de misiles Exocet de Galtieri. Esta es su historia.


“Estaba oscuro, hacía mucho frío. Eran las 0800 GMT. O, más significativamente las cinco en punto de una mañana sangrienta”. La penúltima etapa de los soldados para prepararse para la batalla había terminado.

Detrás de su capitán, los soldados del SAS estaban arrastrando su equipo sobre la empapada hierba patagónica. La penúltima etapa del enfoque de la tropa a la batalla había terminado. Desde aquí le correspondía a ellos.

Con su distintivo estruendo el helicóptero Sea King se desvaneció hacia el oeste-noroeste, el comandante de las tropas, capitán Andrew Lawrence se permitió un momento para reflexionar. Había una sensación de hundimiento en su estómago.

La tarea era llegar a Río Grande, a una defendida base aérea a unas 70 millas de distancia. Una vez allí, atacarían un destacamento de aviones de combate Súper Etendard de la Argentina y su carga mortal de misiles Exocet.


La mortal amenaza de los misiles: El objetivo era atacar a Río Grande, una base fuertemente defendida en el territorio continental argentino, donde los Exocets pueden verse siendo embarcados en los aviones de combate Super Etendard



Ya habían destruido un barco y ahora amenazaba a toda la Task Force británica en las Islas Malvinas.

El objetivo era claro , suicida y peligroso. Pero poco además tuvo sentido.

Había ocho de ellos en la unidad, demasiados para una aproximación clandestina a través del campo a descubierto. Cuatro habrían estado bien , dos , mejor aún .

Y fue en el campo equivocado. Era Chile , no Argentina. La frontera estaba todavía a unas 40 millas de distancia hacia el este.

Ante la llegada del invierno, el clima estaba en deterioro, y la ropa y el equipo todavía no estaban completamente secos luego de una caída en paracaídas sobre el mar, Lawrence (no es su nombre real) sólo pudo hacer una mueca en la desesperación. La patrulla tenía provisiones sólo para cuatro días.

La luna menguante ya no era visible y la niebla se había disipado, esto fue reemplazado por el aguanieve que ya traía la humedad propia. Estaba completamente oscuro. Aparte del susurro del viento de manera inquietante a través de la áspera hierba de las pampas no había otro ruido, sólo la desolación , geográfica y física, de su posición. "Es hora", pensó Lawrence, " de decirle a los chicos las malas noticias. "


Dónde ellos entraron: Una sección del Escuadrón B, SAS, llegando en el Atlántico Sur, el 14 de junio de 1982, fueron recogidos por la Armada y más tarde volaron en un helicóptero Sea King a la parte continental de América del Sur


Estaba en una sala de reuniones en Hereford sólo cuatro días antes de que, finalmente , se confirmara la verdad. El Brigadier Peter de la Billiere , director del Special Air Service, miró a su alrededor la intención de atrapar todas las miradas , y habló.

"Todos ustedes sin duda son conscientes de la fragilidad de la posición de la Task Force y lo que puede ocurrir si se pierde uno de nuestros portaaviones”, dijo.

'Su misión es la de identificar la ubicación de los aviones enemigos y, si es posible, destruirlos.'

Estas últimas órdenes fueron emitidas el 14 de mayo de 1982, diez días después de que los argentinos habían lanzado dos de sus cinco misiles Exocet y destruido al HMS Sheffield. Así que tres de los misiles de fabricación francesa estaban aún en Río Grande. . .

A las 0500 de la mañana siguiente, los hombres marcharían .

Por cualquier tramo de la imaginación, la Operación Plum Duff fue una tarea difícil , hecha con la falta de Inteligencia, mapas coherentes o sesiones de información adecuadas. Estaba claro para todos los miembros de la patrulla que se les había pedido " llevar a cabo un asalto frontal a lo desconocido ' .

La posición exacta de la base aérea de Río Grande sigue siendo un misterio. Lo mismo sus defensas. ¿Había cercos perimetrales ? ¿Estaban minados o cubiertos por fuego? ¿Había allí patrullas, perros, luces de seguridad ?

La lista era como sigue:

El 15 de mayo, el equipo volaría a la Isla Ascensión, en el Atlántico Sur. Desde allí serían llevados en un avión de transporte C-130 Hércules de la RAF a las aguas de las Malvinas. Luego, tras un salto en paracaídas, la Royal Navy los recogería en el océano y los llevaría a bordo de un portaaviones . Por último, viajarían - probablemente en helicóptero - a su misión.

Plum Duff resultó ser la única incursión armada en el continente de América del Sur en el conjunto de la campaña de las Malvinas. Había claramente una prisa para destruir los misiles Exocet antes de que causaran más daño - a no ser que se tratara simplemente de un caso de la demostración de la voluntad política. ' Tal vez la mejor manera es dejar eso a los políticos », pensó el capitán Lawrence. 'Mientras tanto esto sucede ahora y tenemos que dar lo mejor de nosotros . "

En e empapada suelo de Tierra del Fuego, las tropas quedaron inmóviles. Incómodos después de tanto tiempo de viaje a bordo de un helicóptero Sea King sin asientos, anhelaban estirar sus extremidades frías.

Después de diez minutos, el comandante de la tropa se puso de pie y explicó a los rostros ennegrecidos apenas visibles, que el primer lugar de aterrizaje cerca de la frontera con Argentina a unas 26 millas de su destino, estaba comprometido. En su lugar, por temor a un seguimiento por parte de las defensas argentinas , se habían visto obligados a volar más lejos en Chile .

La única opción era empezar a moverse hacia el este hasta la primera luz del día. Había tres horas más.

Bajas y suaves colinas cubiertas de enormes parches de marisma y la hierba hacía difícil moverse con rapidez. Había nieve sobre la tierra y el agua nieve soplaba horizontalmente en sus espaldas.
 


El hombre a cargo: "Capitán Andrew Lawrence 'ha contado su historia con la condición de guardar el anonimato



El secreto era esencial: los militares argentinos ya habían sido alertados por el ruido Sea King, mientras que los chilenos, aunque agradables en privado, eran oficialmente neutrales en el conflicto.

El progreso fue lento - las tropas cubrían menos de 1 ½ milla por hora. A ese ritmo, tardarían dos días y medio sólo para llegar a la frontera . Cada hombre llevaba casi 80 libras de equipo, incluidos los explosivos y los temporizadores, el fusil estándar M15 Armalite , y una pistola Browning de 9 mm. Embalado en cada  mochila Bergen una red de camuflaje y un saco de dormir “green maggot”.

La patrulla simplemente no estaba equipada para una misión de reconocimiento de largo plazo o alcance - sólo lo estaba para una rápida operación de acción directa de entrada y salida. Increíblemente, nadie llevaba algún equipo de visión nocturna. Y los explosivos fueron llevados a expensas de alimentos y ropa adecuada. Pero el centro de la preocupación del comandante de la patrulla fueron los dos mapas.

Uno de ellos era una hoja frágil que parecía haber sido retirado de un atlas escolar de 1930.El segundo fue la edición de 1943 de un mapa argentino estampado de 'Biblioteca de la Universidad de Cambridge 1967'.
Ellos fueron lo mejor "del sistema" que podrían conseguir. Ninguno mostraba la base aérea de Río Grande o muchas otras características más destacadas de las costas, ríos y lagos.

Lawrence había asumido que mapas apropiados los podrían encontrar en la Isla Ascensión o a bordo HMS Invencible, su punto final de la salida. Pero estaba equivocado.

Cuando el aguanieve se filtró en los hombros, la espaldas y en las Bergen , la patrulla finalmente se detuvo y dos hombres fueron enviados a buscar un refugio. Cuando se hizo de día el 18 de mayo,  no trajo alivio , sólo enfermedad . El soldado de caballería Taff estaba indispuesto, debilitándose con una temperatura creciente.

Era el momento de llamar a Hereford. La radio, gracias a su atenuación en el Océano Austral, se había negado a cooperar. Ahora se pudo, pero había poco aprecio en casa. Las autoridades tuvieron conocimiento, por la fuerza, que la inserción en el continente no había ido como estaba previsto y que los mapas eran peor que inútiles .

Sin embargo, a 8.000 millas de distancia , llegó una orden directa e inequívoca a Lawrence: había que continuar.

Argumentó que iba a esperar 24 horas para que el soldado Taff se recupere. Lo que él deseaba decir, pero no lo hizo, era que en la opinión colectiva de su equipo, Hereford se había 'preparado para "amortizarnos" desde el principio'.

Durante el día del 19 de mayo y 20 de mayo los hombres permanecían en sus tiendas de campaña para cubrirse del aguanieve  y conservar la energía . En cada dirección, no había más que llanuras onduladas de la hierba de pampeana, cubiertas de nieve o hielo. La realidad se acercaba rápidamente. Al caer la noche del día 20, reanudaron la caminata cada vez más inútil. Con raciones para sólo dos días, todavía estaban a no menos de diez millas de la frontera, y de ahí al objetivo eran otras 30 millas a través de territorio enemigo.

Al día siguiente, el juego había terminado. Lawrence le dijo a Hereford que un resuministro de alimentos - por aire si es necesario - era imprescindible antes de entrar en Argentina.

La respuesta fue rápida e inesperada. La patrulla debía dirigirse  a una cita de emergencia  con el Capitán Pete Hogg del SAS. Hogg había volado en principio a Chile para interrogar a los Royal Marines capturados en Abril mientras defendían las Georgias del Sur, y luego puestos en libertad. Lawrence nunca había sido informado de que un plan de este tipo de emergencia podría ser activado. El lugar de encuentro acordado - un puente - elegido de un mapa sin contornos ni cuadrículas.

Hogg se reuniría con ellos la noche siguiente, el encuentro se haría sólo una hora después de la puesta del sol .

Después de esa conversación final, el sistema de comunicaciones de la patrulla murió, finalmente y de forma irreversible.

Al caer la tarde , el 22 de mayo, los comandos creyeron que estaban en el lugar correcto. Se movieron hacia abajo en la maleza empapada , y esperaron el crepúsculo. Nada sucedió esa tarde ni durante los próximos tres días.

En la mañana del 26 de mayo, Lawrence y otro soldado se pusieron sus abrigos de camping civiles sobre sus chaquetas camufladas, metieron en sus bolsillos las pistolas Browning de 9 mm y se dirigieron a la ciudad más cercana , Porvenir , a más de 50 millas de distancia.

Se engancharon en un camión maderero esperando ser llevados a algún lugar donde pudieran hacer una llamada de teléfono al cónsul británico. En Porvenir, fueron dirigidos hacia una cabaña de madera, donde había un radio-teléfono comunal que era operado por un solo hombre.
 

Condenado al desastre: Terminaron en Chile, Tierra del Fuego, en la foto, con los mapas antiguos, y después de 12 días agotadores y frente a la inanición, se vieron obligados a abandonar su malograda misión



El cónsul se puso al teléfono. Lawrence recuerda: " He hablado con él y estaba horrorizado, ya que no había sido informado. Estaba aterrorizado.

'Le dije: '' Tengo todos estos chicos en el campo , sin comida y tengo que hacer algo al respecto ", pero lo único que pudo decirme fue: '' Mi consejo es que ustedes mismos se rindan”.
La falta de comprensión o asistencia de un funcionario de la Oficina de Relaciones Exteriores británica fue una decepción profunda e inesperada.

Esa tarde, caminando por el Porvenir, Lawrence se sorprendió al toparse con los hombres del SBS que debían ser el rescate de su tropa .

Él dice: "Lo creas o no, caminando por la puerta abierta de una cantina , miramos y vimos no sólo a Pete Hogg (colega del SAS) sino a Brummie Stokes y Bronco Lane.'

Era obvio para Lawrence que - por razones que hasta hoy siguen sin estar claras - el equipo de rescate no había hecho ningún intento de ir a la cita de emergencia en la noche elegida, o cualquier noche posterior.

Para el 30 de Mayo, los ocho hombres - ahora vestidos de civil , y en el más estricto secreto - abordaron una avioneta hacia Santiago. El 8 de junio, se les ordenó volver a casa.
Desde el principio, Plum Duff levantó preguntas inquietantes. Un miembro del Special Operations Group formado en Londres para apoyar a la Task Force dijo: "Toda esta operación fue hecha por los " Hooligans de Hereford " que exigían una operación para ayudar a "mantener el mito". Hubo un fuerte sector de planificación en Hereford que se estaba muriendo por conseguir algo de acción. '

Con el fracaso de Plum Duff, Lawrence se enfrentó a una comisión de investigación y encontró que su carrera militar había terminado, hundida principalmente por su creencia de que el punto de aterrizaje original había sido inseguro, y por su decisión de aterrizar en Chile. Él dice: "Yo no quiero estar en el ejército si no podía estar en el SAS, por lo que me fui".

“Hay riesgos asociados con lo que hacemos y aceptamos que, pero siempre nos gusta ser enviados sobre algo que pensamos es razonablemente sano y con una posibilidad razonable de un resultado positivo. Plum Duff parece haber sido diferente."

Es cierto que había mucho en juego. Los misiles Exocet lanzados desde Río Grande destruyeron al HMS Sheffield, el MV Atlantic Conveyor , y estuvieron a punto de hacer mucho, mucho peor . El miedo de los misiles Exocet cambió la forma de todo el plan de batalla de la Task Force, y al hacerlo, dio lugar, sin duda , a la pérdida de muchas más vidas.

La historia muestra, sin embargo, que el capitán Lawrence y sus hombres del Escuadrón B, del 22 Regimiento del SAS, hicieron todo lo que se les pedía , de buena gana, con profesionalidad y sin dudarlo.

A pesar de las terribles circunstancias en las que fueron enviados, con el equipo y la alimentación inadecuadas, la falta de cualquier forma de inteligencia, dos mapas inútiles y la forma inevitable que fueron dados de baja y el "no se espera que sobrevivan" , actuaron con las más altas tradiciones del regimiento .

De hecho, podría llegar a ser dado cuenta de que , a través de su fortaleza estoica y sin quejarse , ellos mismos han ayudado a ' mantener el mito ' .

 
www.dailymail.co.uk 




Desconectado bronius

  • Calibre .45 ACP
  • *
  • Mensajes: 5078
Re:Operación Plum Duff.......
« Respuesta #1 on: febrero 16, 2015, 11:12:35 pm »
YA conocia la historia !!

Muy interesante !!!

Bronius