Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. ¿Perdiste tu email de activación?

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Autor Tema: GIGN «Groupe d'Intervention de la Gendarmerie Nationale» para los amigos  (Leído 20 veces)

Desconectado Doc Holliday

  • Calibre .25ACP
  • *
  • Mensajes: 120
https://youtu.be/bgLg4bPjdd4


La historia y su formacion :
Tras La masacre de Múnich, esta violenta acción dejó conmocionado al mundo, pues se había iniciado una nueva era de delincuencia: la de aquellos que exigían ventajas políticas asesinando de forma selectiva civiles. Fueron muchos los países que se replantearon entonces la necesidad de crear un cuerpo policial capaz en acabar rápida y eficazmente con situaciones en las que estuvieran involucrados rehenes. Así nacieron, inspirados en antiguas unidades especiales de los ejércitos estadounidense y británico, muchos grupos policiales y militares dedicados a combatir el terrorismo. «El objetivo de una unidad antiterrorista es hacer frente a situaciones extremas que otras unidades convencionales no pueden resolver. Para ello, cuentan con un equipamiento -tanto en lo referente a armamento como a vehículos, así como con su entrenamiento- específico para poder solventar las dificultades que puedan hallar Su labor es actuar cuando la situación ya se ha sucedido y con el objetivo de evitar que se produzcan victimas.Precisamente una de las regiones más veloces en idear una unidad especial de este tipo fue Francia,  la unidad fue llamada «Comando Regional de Intervención» (ECRI) -embrión del futuro «Groupe d'Intervention de la Gendarmerie Nationale»- y nació exactamente el 10 de marzo de 1974 con el objetivo de responder rápidamente y de forma efectiva a cualquier ataque terrorista que se sucediese en territorio nacional. En principio, se determinó que aquellos que fueran seleccionados para esta unidad (unos «locos amantes del peligro», como se dijo luego) permanecerían ubicados en una comisaría de París para, posteriormente, dirigirse hasta cualquier parte de la región si se sucedía algún ataque que no pudiera ser contenido por las fuerzas de seguridad habituales. El comando, según se decía, era de «atletas entrenados» y tiradores de grandes capacidades. El encargado de organizar el grupo fue el capitán Christian Prouteau, entonces instructor de grupos de asalto.
El GIGN comenzó siendo una unidad que buscaba la tranquilidad de la población tras los asesinatos cometidos en Múnich, y no una eficacia real. Así lo considera, al menos, el propio Prouteau: «Los chicos que vinieron eran, en principio, gallitos para lucirlos en la Gendarmería, con el carácter menos adecuado. Chicos para hacerles marcar el pasó, llevar el pelo corto...». De hecho, apenas se dio fondos al grupo, cuyos miembros entrenaban con pistolas de aire comprimido. No obstante, esta fase del grupo duró poco. Exactamente el tiempo que tardó el gobierno francés en unir el ECRI con el escuadrón de paracaidistas de Mont-de-Marsan y pasar a llamar al primero GIGN I y, el segundo, GIGN IV.
Apenas unas semanas después de la creación de estos grupos participaron en su primera acción de combate en Ecquevilly, al desarmar a un loco por la fuerza. Posteriormentre, en 1976, las dos unidades se fusionaron y formaron el definitivo «Groupe d'Intervention de la Gendarmerie Nationale». Tal y como se explica en la página Web oficial del propio grupo, desde ese año hasta 1985 la unidad participó en 650 misiones en las que sus miembros liberaron más de 500 rehenes, acabaron con una docena de terroristas y arrestaron a un millar de criminales. Acceder a esta unidad es, a su vez, sumamente difícil: «La admisión en el GIGN no es sencilla, exige trabajo duro, rigurosidad y valentía. El aspirante debe ser un policía de carrera, debe cumplir unos requisitos específicos y debe contar con un curso de paracaidismo. Su currículum y su hoja de servicios deben ser impolutas», explican los responsables del grupo en su página Web oficial. Las pruebas son sumamente exigentes. Para empezar, solo se realizan dos veces al año (en primavera y otoño) y, para poder participar en las mismas, es necesario contar con el apoyo expreso de un oficial superior. Además de las fuertes pruebas físicas (nadar, por ejemplo, 50 metros atado de pies y manos en un tiempo determinado) y los candidatos deben contar con dotes para el combate (se les exige boxear con otro miembro y vencerle). La puntería es otra de las exigencias básicas. Todo miembro de esta unidad debe superar una estricta prueba de tiro en la que se le exige que sepa «neutralizar» al enemigo de un solo disparo, pero sin matarle. Y es que, el grupo nació bajo la premisa de acabar solo con una vida en casos extremos.